Autismo en Adultos. 5 Diferentes formas de autismo

autismo en adultos

Contenido

El trastorno del espectro autista, o autismo en adultos es un trastorno del neurodesarrollo que afecta la capacidad de una persona para comunicarse, interactuar socialmente y comportarse de manera adecuada en situaciones sociales, esta afección está relacionada con el desarrollo del cerebro que afecta la manera en la que una persona percibe y socializa con otras personas, lo que causa problemas en la interacción social y la comunicación. El trastorno también comprende patrones de conductas restringidas y repetitivas.

El término «espectro» en el trastorno del espectro autista se refiere a un amplio abanico de síntomas y gravedad. El autismo es una condición de base genética que afecta a ciertas funciones cerebrales. Suelen verse afectado por la interacción social y las habilidades comunicativas. También el campo de los intereses, la conducta y la actividad.

Algunos de los síntomas comunes del autismo en adultos  incluyen dificultades para comunicarse con otros, como la falta de habilidades verbales o no verbales, la incapacidad de iniciar o mantener una conversación, y la falta de comprensión de las expresiones faciales y el cuerpo de otras personas. También pueden tener dificultades para interactuar socialmente, como no comprender las normas sociales, tener problemas para hacer amigos y mostrar poco interés en los intereses o sentimientos de los demás.

Además, los niños con autismo a menudo tienen intereses o comportamientos repetitivos y estereotipados, como una fijación en objetos o temas específicos, y pueden tener dificultades para adaptarse a los cambios en su entorno o en su rutina diaria.

No existe una cura para el autismo, pero el diagnóstico y tratamiento temprano pueden ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas con TEA. Los tratamientos pueden incluir terapias de comportamiento y comunicación, medicamentos y apoyo educativo y social. Es importante destacar que cada persona con autismo es única y puede experimentar síntomas y desafíos diferentes, por lo que es fundamental un enfoque personalizado para el tratamiento y la atención.

Factores de Riesgo causantes de Autismo

Las causas exactas del autismo en adultos se desconocen, sin embargo, se cree que es un componente genético detonado por un factor externo. La Academia Americana de Pediatría menciona 3 líneas de investigación:

  • Factores Geneticos. Se han estudiado varios genes que al parecer predisponen la aparición de TEA.
  • Factores Ambientales También hay estudios que indican la posible exposición a diversas sustancias durante el embarazo.
  • Factores Neurobiológicos Otra línea de estudio es el funcionamiento de algunas células del cerebro. d

Tipos de Autismo en Adultos

El trastorno del espectro autista (TEA) es una condición neurológica que afecta la capacidad de una persona para comunicarse, interactuar socialmente y comportarse de manera adecuada en situaciones sociales. Dentro del espectro autista, hay varios tipos de autismo, que incluyen:

  1. Autismo clásico: es el tipo de autismo más conocido y se caracteriza por dificultades en la comunicación, interacción social y comportamiento repetitivo.
  2. Síndrome de Asperger: las personas con síndrome de Asperger tienen dificultades en la comunicación social y presentan patrones repetitivos de comportamiento, pero tienen un lenguaje y habilidades cognitivas relativamente normales.
  3. Trastorno Desintegrativo Infantil: se trata de una forma rara de autismo en la que los niños experimentan un desarrollo normal durante los primeros años de vida, pero luego pierden habilidades sociales y comunicativas.
  4. Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado (TGD-NE): este tipo de autismo se utiliza para describir a aquellos que cumplen con algunos, pero no todos, los criterios para otros tipos de autismo.
  5. Autismo de alto funcionamiento: es una forma de autismo en la que los individuos tienen un coeficiente intelectual normal o superior, pero experimentan dificultades significativas en la comunicación y en la interacción social.

Es importante destacar que cada persona con autismo es única y puede experimentar síntomas y desafíos diferentes, incluso dentro de un mismo tipo de autismo. Por lo tanto, el diagnóstico preciso y el tratamiento personalizado son fundamentales para mejorar la calidad de vida de quienes viven con autismo.

Clasificación sobre el Autismo

Existen diversas clasificaciones sobre el autismo en adultos y niños pero la primera y más conocida en el área científica es la desarrollada por Ángel Riviere. Esta clasificación se basa en las manifestaciones de los síntomas y su intensidad.

Grado 1. Autismo de alto funcionamiento

El niño se desarrolla de la forma esperada. Sin embargo, muestra algunas conductas propias del autismo. Tienen dificultades en la socialización, por lo general derivados del problema de no entender las reglas sociales no escritas y también de su sinceridad. Mantienen la preferencia por las rutinas y tiempo estructurado y sin sorpresas. Por otro lado, probablemente también tendrán intereses restringidos. Gran parte de los autistas que forman parte de este grado, acuden a la escuela ordinaria

Grado 2. En el grado dos podemos encontrar el autismo “regresivo”.

Este grado de autismo tarda más en aparecer. El niño se ha desarrollado aparentemente de forma normal hasta aproximadamente tener uno o dos años. A partir de ese momento, aparece una pérdida de las capacidades que el niño había adquirido. El niño empieza a mostrar síntomas parecidos a los trastornos del autista de grado 3, pero más leves. Empieza a evitar la mirada, pierde la capacidad de comunicarse con el lenguaje

Grado 3. Este es el grado más profundo de los trastornos del espectro autista.

 

Se diagnostica el autismo en adultos o a cualquier persona con este grado cuando no ha desarrollado su lenguaje, evita la mirada, presenta ecolalia, puede parecer que no tenga interés en las personas que le rodean, ni tampoco en mostrar emociones

Más sobre el Autismo en adultos

 

Con frecuencia, es más difícil diagnosticar los trastornos del espectro autista en adultos que en niños. En los adultos, algunos síntomas del espectro autista pueden coincidir con los de otros trastornos de salud mental, como el trastorno de ansiedad o el trastorno de déficit de atención con hiperactividad. Cualquier adulto que note que tiene señales o síntomas de trastornos del espectro autista debe hablar con un proveedor de atención médica y pedirle que lo remita para que le realicen una evaluación de estos trastornos. Si bien todavía se están haciendo ajustes a estas pruebas en adultos, se le puede enviar a un neuropsicólogo, un psicólogo o un psiquiatra con experiencia en trastornos del espectro autista. Este profesional le preguntará acerca de:

  • Los retos enfrentados en la comunicación y la interacción social;
  • Los asuntos sensoriales
  • Los comportamientos repetitivos
  • Los intereses limitados.

La evaluación también puede incluir conversaciones con los padres y otras personas que alguna vez los cuidaron, así como con otros miembros de la familia para conocer el historial del desarrollo temprano de la persona, lo que puede ayudar a obtener un diagnóstico preciso.

Obtener un diagnóstico correcto de un trastorno autista como adulto puede ayudar a las personas a comprender los desafíos del pasado, identificar las fortalezas personales y encontrar el tipo adecuado de ayuda. Se están realizando estudios para determinar los tipos de servicios y de apoyo que pueden ser los más útiles para mejorar el funcionamiento y la integración en la comunidad de los adultos y los jóvenes autistas en edad de transición.

Tratamiento del Espectro Autista

El tratamiento para el autismo  en adultos debe ser personalizado y adaptado a las necesidades individuales de la persona afectada. El objetivo principal del tratamiento es ayudar a la persona a mejorar su capacidad de comunicarse, interactuar socialmente y comportarse de manera adecuada en situaciones sociales. Algunas de las opciones de tratamiento más comunes para el autismo incluyen:

  1. Terapia conductual: La terapia conductual puede ayudar a mejorar las habilidades sociales, de comunicación y de comportamiento. Las formas más comunes de terapia conductual para el autismo incluyen terapia cognitivo-conductual, terapia del comportamiento aplicada (ABA) y entrenamiento en habilidades sociales.
  2. Terapia de comunicación: La terapia de comunicación puede ayudar a las personas con autismo a desarrollar habilidades de comunicación, incluyendo el lenguaje verbal y no verbal.
  3. Medicamentos: Aunque no hay medicamentos específicos para tratar el autismo en sí, los medicamentos pueden ayudar a controlar algunos síntomas relacionados con el autismo, como la ansiedad, la hiperactividad y la agresión.
  4. Educación especial: Las escuelas y los programas de educación especial pueden proporcionar apoyo y recursos para ayudar a los niños con autismo a aprender y desarrollar habilidades sociales y de comunicación.
  5. Terapia ocupacional y física: La terapia ocupacional y física pueden ayudar a las personas con autismo a desarrollar habilidades motoras finas y gruesas, mejorar la coordinación y la postura, y aprender técnicas para reducir la ansiedad y el estrés.

Es importante recordar que el tratamiento para el autismo debe ser personalizado y adaptado a las necesidades individuales de la persona afectada. El diagnóstico temprano y el tratamiento adecuado pueden mejorar significativamente la calidad de vida de las personas con autismo y sus familias. En Ker Clinic  se tiene un enfoque pensado mejorar la salud global a través de soluciones integrales y altamente personalizadas para solucionar desde el problema raíz del desorden mental.  

Síguenos en

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más información