La esquizofrenia: Rompiendo mitos y estigmas para una mejor comprensión

Contenido

La esquizofrenia es una enfermedad mental seria que afecta la manera en que una persona piensa, siente y se comporta. Aquellos que la padecen pueden aparentar estar desconectados de la realidad, lo cual puede ser angustiante tanto para ellos como para sus seres queridos. No obstante, es relevante resaltar que hay tratamientos eficaces para esta condición. Muchas personas que reciben atención pueden llevar a cabo sus actividades diarias, estudiar o trabajar, lograr independencia y disfrutar de relaciones personales satisfactorias.

Reconociendo sus manifestaciones y señales:

Es importante estar atentos a los indicios de la esquizofrenia y buscar apoyo lo antes posible. Por lo general, esta condición se diagnostica entre los 16 y 30 años, después del primer episodio de psicosis. Iniciar el tratamiento temprano tras este episodio es esencial para el proceso de recuperación. No obstante, estudios sugieren que cambios graduales en el pensamiento, el estado de ánimo y las relaciones sociales pueden ocurrir antes del primer episodio de psicosis. Cabe mencionar que la esquizofrenia es poco común en niños pequeños.

Los síntomas de esta enfermedad pueden variar en cada individuo, pero generalmente se clasifican en tres categorías principales: psicóticos, negativos y cognitivos.

Indicios psicóticos:

Los síntomas psicóticos abarcan cambios en la forma de pensar, actuar y percibir el mundo de una persona. Aquellos que experimentan estos síntomas pueden desconectarse de la realidad, alterando su percepción del entorno. Estos síntomas pueden aparecer y desaparecer en algunas personas, mientras que en otros casos se estabilizan con el tiempo. Los síntomas psicóticos incluyen:

  • Alucinaciones: cuando una persona percibe cosas que no existen en realidad, como ver, oír, oler, saborear o sentir sensaciones inexistentes. Las alucinaciones auditivas, en forma de voces, son comunes y a menudo pasan desapercibidas por los seres queridos hasta que se vuelven evidentes con el tiempo.
  • Delirios: cuando una persona sostiene creencias fuertes que no son ciertas y pueden parecer irracionales para los demás. Por ejemplo, pueden creer que los medios de comunicación les envían mensajes especiales que exigen una respuesta específica, o sentirse en peligro debido a la percepción de que otros intentan hacerles daño.
  • Trastorno del pensamiento: cuando una persona muestra formas de pensar inusuales o ilógicas. Pueden tener dificultades para organizar sus ideas y comunicarse efectivamente. A veces, pueden detenerse repentinamente en medio de un pensamiento, cambiar abruptamente de tema o utilizar palabras sin sentido.
  • Trastornos del movimiento: cuando una persona experimenta movimientos corporales anormales. Estos movimientos pueden repetirse de manera compulsiva y constante.

Estos síntomas psicóticos son características distintivas de la esquizofrenia y pueden variar en intensidad y duración de una persona a otra. Siempre es crucial buscar ayuda y atención médica adecuada si alguien experimenta alguno de estos síntomas.

Indicios negativos:

la esquizofrenia

Los síntomas negativos de la esquizofrenia se caracterizan por la pérdida de motivación, interés y disfrute en las actividades diarias. También pueden implicar el distanciamiento de la vida social, dificultades para expresar emociones y problemas para llevar una vida normal. Algunos de estos síntomas negativos incluyen:

  • Dificultad para planificar y llevar a cabo actividades cotidianas, como hacer compras.
  • Problemas para anticipar y encontrar placer en las cosas de la vida diaria.
  • Hablar con voz apagada y mostrar una expresión facial limitada.
  • Evitar la interacción social o comportarse de manera incómoda en situaciones sociales.
  • Experimentar una notable falta de energía y dedicar mucho tiempo a actividades pasivas. En casos extremos, una persona puede quedarse inmóvil o en silencio durante un tiempo, lo que se conoce como catatonia, una condición poco común.

Estos síntomas negativos forman parte de la complejidad de la esquizofrenia y pueden afectar la calidad de vida de quienes los experimentan. Siempre es esencial buscar apoyo médico adecuado para comprender y manejar estos síntomas de manera efectiva.

Explorando los Aspectos Mentales de la Enfermedad:

Los síntomas cognitivos son aquellos que afectan la atención, concentración y memoria. Estos síntomas pueden hacer que sea difícil seguir una conversación, aprender cosas nuevas o recordar citas importantes. El nivel de funcionamiento cognitivo de una persona es un indicador importante de su capacidad para desenvolverse en la vida diaria. Para evaluar el funcionamiento cognitivo, se utilizan pruebas específicas. Algunos de los síntomas cognitivos incluyen:

  • Dificultad para procesar información y tomar decisiones.
  • Problemas para utilizar la información inmediatamente después de aprenderla.
  • Dificultad para concentrarse o prestar atención.

Es esencial comprender y abordar los síntomas cognitivos para mejorar la calidad de vida de quienes los experimentan. Siempre es recomendable buscar apoyo médico y especializado para una evaluación y manejo adecuado de estos síntomas.

Señales de riesgo de violencia:

Es importante destacar que la mayoría de las personas con esquizofrenia no exhiben conductas violentas. De hecho, tienen más probabilidad de ser víctimas de violencia que de mostrar agresividad hacia otros. Sin embargo, es fundamental comprender que el riesgo de autolesionarse o de actuar violentamente hacia los demás puede aumentar si la enfermedad no recibe el tratamiento adecuado. Por tanto, brindar apoyo y tratamiento temprano a aquellos que presenten síntomas de esquizofrenia es crucial. De esta manera, se puede reducir el riesgo asociado y mejorar significativamente la calidad de vida de quienes padecen esta condición.

¿Cuáles son las Causas Subyacentes de la Esquizofrenia?

Genética

A veces, la esquizofrenia tiene un componente hereditario. No obstante, es importante destacar que tener un familiar con esquizofrenia no garantiza que otros miembros de la familia también la desarrollarán. Existen diversos genes que pueden aumentar la probabilidad de desarrollar la enfermedad, pero ninguno de ellos por sí solo es la causa definitiva.

Ambiente

Investigaciones sugieren que una combinación de factores genéticos, aspectos del entorno y experiencias de vida pueden contribuir al desarrollo de la esquizofrenia. Factores ambientales pueden incluir vivir en condiciones de pobreza, enfrentar entornos estresantes o peligrosos, y estar expuesto a virus o problemas nutricionales antes del nacimiento.

Estructura y función del cerebro

Estudios han revelado que las personas con esquizofrenia suelen tener diferencias en el tamaño de ciertas áreas del cerebro y en las conexiones entre ellas. Algunas de estas diferencias cerebrales pueden manifestarse antes del nacimiento. Los investigadores continúan trabajando para comprender mejor cómo la estructura y función del cerebro se relacionan con la esquizofrenia.

¿Cómo se Aborda la Esquizofrenia en la Actualidad?

Los tratamientos actuales para la esquizofrenia se centran en ayudar a las personas a controlar sus síntomas, mejorar su funcionamiento diario y alcanzar metas personales en la vida, como completar su educación, establecer una carrera y disfrutar de relaciones satisfactorias.

Uno de los enfoques terapéuticos más importantes son los medicamentos antipsicóticos. Estos fármacos pueden reducir la intensidad y frecuencia de los síntomas psicóticos. Por lo general, se toman en forma de pastillas o líquidos a diario, aunque también hay medicamentos antipsicóticos que se administran mediante inyecciones mensuales o bimensuales. En algunos casos, si los síntomas no mejoran con los medicamentos habituales, se prescribe clozapina. Sin embargo, quienes toman clozapina deben someterse a análisis de sangre periódicos debido a un efecto secundario potencialmente peligroso que afecta al 1% al 2% de los pacientes.

Es importante destacar que la respuesta a los medicamentos antipsicóticos varía en cada persona. Es esencial informar a un proveedor de atención médica sobre cualquier efecto secundario. Muchas personas que toman estos medicamentos pueden experimentar efectos secundarios como aumento de peso, sequedad en la boca, inquietud y somnolencia al inicio del tratamiento. Algunos de estos efectos secundarios pueden desaparecer con el tiempo, mientras que otros pueden persistir.

Explorando los Tratamientos Psicosociales para la Esquizofrenia:

Los tratamientos actuales para la esquizofrenia se centran en ayudar a las personas a controlar sus síntomas, mejorar su funcionamiento diario y alcanzar metas personales en la vida, como completar su educación, establecer una carrera y disfrutar de relaciones satisfactorias.

Uno de los enfoques terapéuticos más importantes son los medicamentos antipsicóticos. Estos fármacos pueden reducir la intensidad y frecuencia de los síntomas psicóticos. Por lo general, se toman en forma de pastillas o líquidos a diario, aunque también hay medicamentos antipsicóticos que se administran mediante inyecciones mensuales o bimensuales.

En algunos casos, si los síntomas no mejoran con los medicamentos habituales, se prescribe clozapina. Sin embargo, quienes toman clozapina deben someterse a análisis de sangre periódicos debido a un efecto secundario potencialmente peligroso que afecta al 1% al 2% de los pacientes.

Es importante destacar que la respuesta a los medicamentos antipsicóticos varía en cada persona. Es esencial informar a un proveedor de atención médica sobre cualquier efecto secundario. Muchas personas que toman estos medicamentos pueden experimentar efectos secundarios como aumento de peso, sequedad en la boca, inquietud y somnolencia al inicio del tratamiento. Algunos de estos efectos secundarios pueden desaparecer con el tiempo, mientras que otros pueden persistir.

Los Beneficios de los Tratamientos Psicosociales en la Esquizofrenia

Los tratamientos psicosociales son una valiosa ayuda para que las personas enfrenten los desafíos cotidianos, controlen los síntomas y alcancen una vida más plena en la escuela, el trabajo y sus relaciones. Estos tratamientos se utilizan de manera frecuente en combinación con medicamentos antipsicóticos, y aquellos que los reciben de forma regular tienen menos probabilidades de experimentar la reaparición de síntomas o ser hospitalizados.

Existen diversos ejemplos de tratamientos psicosociales, como la terapia cognitivo-conductual, la capacitación en habilidades conductuales, el apoyo en el ámbito laboral y las intervenciones de rehabilitación cognitiva.

Para obtener más información sobre estos tratamientos en inglés, puede consultar la página web del Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH, por sus siglas en inglés) sobre psicoterapias. Allí encontrará valiosa información que puede complementar su comprensión sobre los tratamientos psicosociales para la esquizofrenia.

¿Cómo Acceder a Recursos y Asistencia si tengo Esquizofrenia?

Si necesitas ayuda y no sabes por dónde empezar, te recomendamos que consultes a tu médico u otro proveedor de atención médica. Ellos pueden remitirte a un profesional especializado en salud mental, como un psiquiatra o psicólogo con experiencia en el tratamiento de la esquizofrenia.

Además, la Administración de Servicios de Abuso de Sustancias y Salud Mental (SAMHSA, por sus siglas en inglés) ofrece una herramienta en línea para encontrar tratamientos y programas de salud mental cercanos a tu ubicación. Asimismo, puedes acceder a información en inglés sobre lugares que ofrecen atención especializada coordinada utilizando el localizador de tratamientos de SAMHSA para enfermedades mentales graves en una etapa temprana.

Es importante que busques la ayuda adecuada para abordar la esquizofrenia de manera efectiva. No dudes en aprovechar estos recursos disponibles para recibir el apoyo necesario en tu proceso de tratamiento y recuperación.

¿Cuál es la mejor manera de ayudar a un ser querido con esquizofrenia?

Es normal sentirse desafiado al querer ayudar a alguien que está experimentando psicosis. Aquí te ofrecemos algunos consejos sobre lo que puedes hacer:

  1. Apóyale para que reciba tratamiento y anímalo a seguir con él.
  2. Reconoce que sus creencias o alucinaciones pueden parecerle muy reales.
  3. Sé respetuoso, comprensivo y amable, pero también establece límites claros si se presentan comportamientos peligrosos o inapropiados.

En ker Clinic contamos con un tratamiento para este padecimiento. Haz una cita haciendo clic aquí o llama a los teléfonos: 

Teléfono: +507-3070-467

Celular y WhatsApp: +507-6898-7154

Correo electrónico: contacto@kerclinic.com

Síguenos en

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más información