Entre Robos y Obsesiones: Comprendiendo la Cleptomanía

Contenido

La cleptomanía es un trastorno mental en el cual la persona siente una recurrente dificultad para resistir el impulso de tomar objetos, por lo general de poco valor o que no son necesarios. Estos actos de robo pueden causar angustia emocional tanto para la persona afectada como para sus seres queridos, y también pueden llevar a problemas legales. Este trastorno se encuentra dentro de la categoría de los trastornos de control de impulsos, que se caracterizan por dificultades en la gestión de emociones y comportamientos. Las personas que padecen un trastorno de control de impulsos enfrentan desafíos para controlar la tentación o el deseo de llevar a cabo acciones excesivas o perjudiciales, ya sea hacia sí mismas o hacia otras personas.

A menudo, quienes luchan contra la cleptomanía experimentan sentimientos de vergüenza y pueden evitar buscar ayuda debido a preocupaciones relacionadas con la salud mental. Aunque no existe una solución definitiva para la cleptomanía, el tratamiento puede involucrar terapias que buscan desarrollar habilidades de control de impulsos, así como la utilización de medicamentos. Estas medidas pueden ayudar a romper el patrón de robo compulsivo y proporcionar apoyo en el proceso de recuperación.

Indicios de Cleptomanía: ¿Qué Buscar?

Las características comunes entre las personas con cleptomanía incluyen:

  1. En contraste con la mayoría de los ladrones en tiendas, aquellos con cleptomanía no roban impulsivamente por razones personales, desafíos, venganza o rebeldía. El acto de robo surge debido a un impulso abrumador que no pueden resistir.
  2. Los episodios de cleptomanía generalmente emergen de manera súbita, sin planificación previa ni asistencia de otros.
  3. La mayoría de las personas con cleptomanía tienen tendencia a robar en lugares públicos, como tiendas, aunque ocasionalmente podrían robar a amigos o conocidos, incluso en situaciones sociales.
  4. Frecuentemente, los objetos robados carecen de valor para los individuos con cleptomanía, a pesar de que podrían adquirirlos legalmente.
  5. Además, los objetos sustraídos suelen permanecer sin uso y en algunas ocasiones son donados, regalados a familiares o amigos, o incluso devueltos de forma discreta al lugar original.
  6. Los impulsos de robo pueden oscilar en términos de intensidad y frecuencia a lo largo del tiempo.
cleptomanía

¿En qué circunstancias debería considerar consultar a un médico?

Si enfrentas dificultades para controlar tus acciones de tomar objetos en tiendas u otras situaciones, es recomendable pensar en buscar orientación médica. En ocasiones, aquellas personas que podrían estar experimentando cleptomanía pueden sentir cierta resistencia a buscar ayuda debido a preocupaciones sobre posibles consecuencias legales, como detenciones o acusaciones criminales. Sin embargo, es fundamental entender que un profesional de la salud mental por lo general no comunica los robos a las autoridades.

Algunas personas deciden buscar atención médica debido a su inquietud de ser descubiertas y tener complicaciones legales. En otros casos, puede haber ocurrido un arresto previo y la búsqueda de tratamiento puede ser un requisito legal.

¿Cómo Puedo Ayudar a Mi Familiar con Cleptomanía?

Si tienes indicios de que un amigo cercano o un familiar podría estar enfrentando cleptomanía, abordar el tema con sensibilidad es esencial. Reconoce que la cleptomanía es un trastorno de salud mental, no una característica de la personalidad, y acércate a tu ser querido sin emitir juicios ni culparlo.

  • Comunica tus inquietudes desde un lugar de cuidado por la salud y el bienestar de esa persona.
  • Explora los riesgos relacionados con el robo compulsivo, como posibles consecuencias legales, pérdida de empleo o daño a relaciones significativas.
  • Comprende que la cleptomanía puede generar un impulso incontrolable de robar, dificultando su detención mediante la fuerza de voluntad.
  • Haz mención de la existencia de tratamientos efectivos disponibles para disminuir el impulso de robar y llevar una vida libre de adicción y sentimientos de vergüenza.

Si sientes que necesitas ayuda para abordar esta conversación, considera hablar con un profesional de la salud. Es posible que tu médico te refiera a un especialista en salud mental, quien podría ayudarte a planificar cómo expresar tus preocupaciones de manera que no provoquen reacciones defensivas o amenazantes en tu amigo o familiar.

Descifrando su Origen:

Las causas subyacentes de la cleptomanía continúan siendo objeto de investigación. Varios enfoques teóricos sugieren que alteraciones cerebrales podrían estar en la raíz de este trastorno, y a medida que transcurre el tiempo, los patrones de robo internalizados podrían intensificar el problema. A pesar de que se requiere más estudio para arrojar claridad sobre las causas precisas, se ha considerado que la cleptomanía podría estar vinculada a:

Disrupciones en la serotonina, una sustancia cerebral:

La serotonina, un neurotransmisor, desempeña un rol en regular el ánimo y las emociones. Niveles bajos de serotonina se asocian frecuentemente con personas propensas a actuar impulsivamente.

Relaciones con trastornos adictivos:

El acto de robar podría desencadenar la liberación de dopamina, otro neurotransmisor. La dopamina genera sensaciones placenteras y algunos individuos buscan repetir ese sentimiento gratificante en varias ocasiones.

Impacto del sistema opioide cerebral:

El sistema opioide en el cerebro desempeña un papel en el control de impulsos. Un desequilibrio en este sistema podría dificultar la resistencia a impulsos.

Formación de un patrón aprendido:

Los impulsos generan malestar considerable. Responder a estos impulsos mediante el robo proporciona un alivio temporal del malestar emocional, lo que puede crear un hábito arraigado difícil de abandonar.

Explorando los Factores de Riesgo en la Cleptomanía:

La cleptomanía no es un fenómeno común y en ocasiones algunos casos pueden pasar inadvertidos sin recibir un diagnóstico adecuado. Existen personas que nunca buscan tratamiento, mientras que otras podrían enfrentar consecuencias legales debido a múltiples actos de robo. Generalmente, la cleptomanía tiende a comenzar durante la adolescencia o en la etapa temprana de la adultez, aunque también puede manifestarse en etapas posteriores de la vida. Se ha observado que alrededor de dos tercios de las personas con cleptomanía conocida son de género femenino.

Los factores que podrían aumentar el riesgo de cleptomanía abarcan los siguientes:

  1. Antecedentes familiares. Tener un pariente consanguíneo directo, como un padre, madre o hermano, con cleptomanía u otros trastornos adictivos, podría incrementar la probabilidad de desarrollar cleptomanía.
  2. Coincidencia con otras condiciones mentales. Quienes padecen cleptomanía a menudo también enfrentan otros trastornos mentales, tales como ansiedad, depresión o dificultades relacionadas con el abuso de sustancias.

Dificultades en el trastorno:

Si la cleptomanía no es abordada adecuadamente, puede generar importantes desafíos emocionales, familiares, legales, laborales y financieros. A pesar de ser consciente de que el acto de robar es incorrecto, podrías encontrarte impotente ante el impulso de hacerlo. Esto puede desencadenar emociones abrumadoras de culpabilidad, vergüenza, autoaversión y humillación. Además, existe la posibilidad de enfrentar consecuencias legales por el robo. Incluso si llevas una vida respetuosa de la ley en otros aspectos, es posible que experimentes confusión y malestar debido a tus comportamientos compulsivos de robo.

Además de estos desafíos, la cleptomanía también puede estar relacionada con otras complicaciones y condiciones adicionales, como:

  • Otros trastornos de control de impulsos, como el juego patológico o la compra compulsiva.
  • Potencial para el abuso de alcohol u otras sustancias adictivas.
  • Presencia de trastornos de la personalidad.
  • Riesgo de desarrollar trastornos alimentarios.
  • Posibilidad de padecer depresión.
  • Relación con el trastorno bipolar.
  • Vínculo con trastornos de ansiedad.
  • Pensamientos y conductas suicidas.

Precaución:

Como las causas subyacentes de la cleptomanía no están completamente esclarecidas, en la actualidad no se cuenta con un enfoque definitivo para su prevención. No obstante, buscar atención médica al iniciar los comportamientos de robo compulsivo puede resultar provechoso para frenar la posible intensificación de la cleptomanía y para prevenir algunas de las consecuencias adversas asociadas. En ker Clinic contamos con un tratamiento para este padecimiento. Haz una cita haciendo clic aquí o llama a los teléfonos: 

Teléfono: +507-3070-467

Celular y WhatsApp: +507-6898-7154

Correo electrónico: contacto@kerclinic.com

Síguenos en

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más información