Viviendo con Fobia Social

Contenido

La fobia social, también conocida como trastorno de ansiedad social, se refiere a un miedo persistente e irracional a situaciones en las que uno podría ser observado y evaluado por otros, como en reuniones sociales o eventos similares. Este temor puede tratarse a través de terapias específicas.

Motivos:

Las personas que experimentan ansiedad social sienten miedo y evitan situaciones en las que podrían ser evaluadas por otros. Este patrón de comportamiento puede comenzar en la adolescencia y estar relacionado con un entorno familiar sobreprotector o la falta de oportunidades sociales. Tanto hombres como mujeres son igualmente afectados por esta condición.

Síntomas de Fobia Social:

Algunos de los temores más comunes entre las personas que experimentan esta condición incluyen:

  • Participar en fiestas y eventos sociales.
  • Comer, beber y escribir en lugares públicos.
  • Conectar con nuevas personas.
  • Dar discursos en público.
  • Usar baños públicos.

Las personas que sufren de ansiedad social a menudo experimentan altos niveles de ansiedad y timidez en situaciones cotidianas que involucran interacciones sociales. Sienten un miedo intenso y duradero a ser observados y evaluados por sus pares, así como a cometer acciones que puedan avergonzarlos. Esta preocupación puede extenderse durante días o incluso semanas antes de enfrentar una situación que les genera inquietud. Este temor puede volverse tan abrumador que afecta su capacidad para funcionar en el trabajo, la escuela y otras actividades diarias, lo que dificulta la formación y el mantenimiento de amistades.

Los signos físicos comunes que a menudo se presentan incluyen:

  1. Enrojecimiento de la piel.
  2. Dificultad para hablar.
  3. Sensación de náuseas.
  4. Sudoración excesiva.
  5. Temblores.

Es importante diferenciar el trastorno de ansiedad social de la timidez. Las personas tímidas pueden participar en situaciones sociales, mientras que el trastorno de ansiedad social afecta la capacidad para funcionar tanto en el trabajo como en las relaciones personales.

Análisis y Evaluaciones:

El especialista examinará detenidamente su historial de ansiedad social y recopilará datos acerca de su comportamiento, así como el de sus seres queridos y amistades.

Terapia:

El enfoque terapéutico tiene como objetivo mejorar su capacidad para desenvolverse de manera efectiva. La efectividad del tratamiento varía generalmente según la intensidad de sus temores.

  • Por lo general, se comienza con un enfoque conductual que puede tener resultados duraderos. La terapia cognitivo-conductual, por ejemplo, le ayudará a comprender y modificar los pensamientos subyacentes que causan la ansiedad, al mismo tiempo que le enseñará a identificar y reemplazar los pensamientos que generan pánico.
  • Existen enfoques como la desensibilización sistemática o la terapia de exposición. En la terapia de exposición, se le pedirá que se relaje e imagine gradualmente situaciones que le generan ansiedad, desde las menos a las más temidas. También se ha tenido éxito al enfrentar gradualmente situaciones reales para superar los miedos.
  • La formación en habilidades sociales podría incluir la interacción social en un entorno grupal terapéutico para practicar esas habilidades. El juego de roles y la observación de modelos a seguir son métodos utilizados para aumentar su comodidad al interactuar con los demás en contextos sociales.

Además, en algunos casos, se pueden utilizar medicamentos que se emplean regularmente en el tratamiento de la depresión y que pueden ser beneficiosos para abordar esta afección. Estos medicamentos funcionan al prevenir o reducir los síntomas. Es importante tomarlos a diario y no suspender su uso sin consultar a su profesional de la salud.

También es posible que se le receten medicamentos denominados sedantes (o hipnóticos).

Es fundamental seguir al pie de la letra las indicaciones de su médico en cuanto al uso de estos fármacos. El profesional le proporcionará una cantidad limitada de estos medicamentos, y su uso no debe ser diario. Estos medicamentos pueden resultar útiles en situaciones en las que los síntomas se intensifican o cuando se enfrenta a desencadenantes conocidos. Si se le receta un sedante, debe abstenerse de consumir alcohol mientras esté en tratamiento con este medicamento.

Hacer modificaciones en su estilo de vida puede contribuir a reducir la frecuencia de los episodios. Esto incluye mantener una rutina de ejercicio regular, asegurarse de dormir lo necesario y comer a horas regulares. Además, reducir o evitar el consumo de cafeína, así como ciertos medicamentos de venta libre para el resfriado y otros estimulantes, puede ser beneficioso para su tratamiento.

Apoyo Social:

Fobia Social

Una estrategia para disminuir el estrés relacionado con la ansiedad social es unirse a un grupo de personas que ofrezcan apoyo. Compartir experiencias y desafíos con individuos que se enfrentan a situaciones similares puede brindarle una sensación de compañía.

Es importante tener en cuenta que los grupos de apoyo generalmente no sustituyen eficazmente la terapia psicológica o el uso de medicamentos, pero pueden servir como un valioso complemento.

Posibles Complicaciones

Es factible que surja el consumo de alcohol u otras sustancias en conjunto con el trastorno de ansiedad social. Además, es posible experimentar sentimientos de soledad y aislamiento social.

Cuándo buscar asistencia médica:

No dude en ponerse en contacto con su médico si percibe que el miedo está afectando su rendimiento en el trabajo y sus relaciones personales.

En ker Clinic contamos con un tratamiento para este padecimiento. Haz una cita haciendo clic aquí o llama a los teléfonos:

Teléfono: +507-6898-0467

Celular y WhatsApp:+507- 6898-7154

Correo electrónico: contacto@kerclinic.com

Síguenos en

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más información